Terra de Garnatxes      
info@terradegarnatxes.com  |   93 211 88 93

  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle

© 2018 por Vistudio

VARIEDAD GARNACHA

La garnacha (en francés grenache) es una de las uvas de vino tinto más ampliamente plantadas del mundo. La garnacha madura tarde, por lo que necesita condiciones secas y cálidas como las que pueden encontrarse en España, de donde seguramente es originaria. También crece en Cerdeña, en el sur de Francia, en Australia y en el valle de San Joaquín de California.

Produce racimos de tamaño mediano y compactos. El grano es más pequeño que el de Garnacha tinta, con más acidez y la piel más gruesa. La superficie inferior de la hoja está recubierta de una vellosidad de donde le viene el nombre. La vid da brotes tempranos y la uva madura entre finales de septiembre y principios de octubre.

La garnacha blanca es una variedad de uva blanca de vino que está relacionada con la uva garnacha tinta. Se ha usado tradicionalmente sola o mezclada con macabeo, parellada, moscatel o Pedro Ximénez para hacer mistela. Produce vinos de gran cuerpo, baja acidez y un gran grado de alcohol, de color amarillo paja; desprende aromas florales y afrutados. Su vigor puede dar lugar a la sobreproducción y a la flacidez. Desde los años 1980, ha sido la quinta uva blanca de vino más plantada en Francia. 

Llamada Lledoner Roig en el Empordà, es una variedad vinífera, que se reconoce dentro la familia de las garnachas por el color de sus bayas rojas. La garnacha roja es una variedad roja, aunque el consejo regulador de la DO Empordà la clasifica como variedad blanca ya que el tipo de vinificación que se utiliza es más propia de las variedades blancas. La garnacha roja aporta a los vinos blancos más cuerpo, estructura y alargada en boca que la blanca. A nivel olfativo, disfruta de una buena intensidad aromática. Predominan los aromas primarios de notas cítricas y de frutos rojos.

Originaria de Aragón. Se adapta bien a cualquier zona y es resistente a la sequía, heladas y enfermedades. Se extiende por toda España, principalmente en Rioja, Navarra, Madrid, Cataluña y Mediterráneo. Esta gran variedad de zonas de cultivo da lugar a una amplia variedad de vinos, en general de alto contenido alcohólico y aromáticos. También es apta para crianza en mezcla con otras variedades.